¿CÓMO MANTENER UNA BUENA RELACIÓN CON MIS HIJOS?

Si tuvieras la oportunidad de dedicar unos minutos para recordar cómo fue tu infancia, preguntarte acerca del recuerdo más vívido que tienes de ella, podrías adentrarte a buena parte de las bases de lo que eres hoy en día. Basándonos en este viaje al pasado, podemos dar respuesta a otras incógnitas: ¿Cómo queremos que sea nuestra familia? ¿Cómo nos gustaría que nuestros hijos recuerden su infancia?

Photo by Rodolfo Clix on Pexels.com

Seguramente nuestra respuesta se tornará con tintes positivos, no obstante, a la hora de enfrentarnos al reto de formar nuestra propia familia las cosas no parecen ser tan sencillas. Los expertos recalcan la importancia de los primeros años de vida en el individuo, así como el papel de la familia, pues ésta constituye un elemento de vital importancia para promover el desarrollo personal, social e intelectual.

En otras palabras, los padres no sólo deben de servir como una base segura para sus hijos, su función también radica en aumentar los sentimientos de ayuda e incrementar su potencial para ser proveedores sensibles de apoyo en el futuro.

Photo by Andreas Wohlfahrt on Pexels.com

La realidad es que nadie nace sabiendo ser papá o mamá y los hijos parecen haber olvidado traer consigo el manual de uso durante su experiencia con la cigüeña. Todos los días te enfrentas a dos hermanos peleando en medio de la sala, descubriendo que tu hijo no se conectó a sus clases en línea, batallando con la hora de dormir, corriendo para entregar las tareas a tiempo, gritando: ¡no te subas ahí! ¡bájate de ahí! o simplemente discutiendo por alguna falta de respeto, poca colaboración en casa o el excesivo uso de videojuegos y aparatos electrónicos.

Incrementar el número de interacciones positivas con tus hijos traerá como consecuencia una mejor relación con ellos desde el amor y la disciplina.

Los estilos de crianza hacen referencia a aquellas estrategias que los padres utilizan para interactuar y educar a sus hijos, la clave está en incrementar el número de interacciones positivas diarias con tus hijos. Puede ser que no siempre lo logres o no siempre sea tan sencillo y después de eso seguro pasa por tu mente: ¿Y si lo traumo de por vida? ¡Soy una mala mamá/papá! ¿Por qué no soy capaz de hacerlo mejor?

Photo by Tatiana Syrikova on Pexels.com

Tips para ejercer disciplina desde el amor y el respeto

  • El primer paso siempre va a ser mantener la calma: ser padre y/o madre en estos tiempos es cansado y agobiante. No sólo lidias con los problemas del trabajo, también lo haces con el qué dirán los otros padres, las abuelas, los profesores sobre como educas a tu hijo. Pero recuerda que cada vez que tu hijo emite una conducta que no es correcta tú reaccionas y él reacciona en consecuencia, lo que lo vuelve un círculo vicioso. Actuar desde una actitud negativa servirá para aumentar la frustración y la distancia. Mantener la calma no es fácil, en la medida en que dediques tiempo para ti, mantengas un equilibrio personal y laboral será mucho más fácil mantener limpios tus lentes para conectar con tu hijo y calmarte antes de abordar el problema.
  • Reúnanse en familia para establecer las reglas y tareas de casa: es importante que cada uno de los integrantes tengan claras las reglas dentro y fuera de la casa y no sólo dar por hecho que las conocen. Hay límites como la seguridad, la salud y el respeto que no son negociables. Sin embargo, permite a tus hijos negociar y ser participes en el establecimiento de ciertas reglas.
Photo by August de Richelieu on Pexels.com
  • Haz uso de planificadores y/o apoyos visuales: para organizar y llevar a cabo tareas y objetivos personales/familiares. Recuerda incluir dentro de la rutina diaria tiempo para las tareas escolares y de casa, pero también incluye tiempos en familia, de descanso, ejercicio y ocio.
  • Reconoce las conductas deseables: al reconocer el esfuerzo de tu hijo existe una mayor probabilidad de que la conducta se repita, enfocarse sólo en lo negativo favorece a que se sienta desmotivado y poco capaz.
  • Trata de NO reprimir sus emociones: el enojo, el miedo o la tristeza también son emociones saludables, sólo hay que saber expresarlas de la manera más adecuada. Ayúdale a crear alternativas para cambiar sus emociones como hacer uso de la respiración o ir a su rincón de la calma.
Photo by Pixabay on Pexels.com
  • Realicen actividades en familia: compartan actividades divertidas juntos como preparar sus alimentos favoritos, ir a comer helado, salir a jugar al parque o ver una película.
  • Mantente siempre receptivo: cuando aprendemos a observar y escuchar lo que nuestros hijos están expresando con las conductas que tienen (si, aún en medio de un berrinche en el centro comercial) será mucho más sencillo identificar el mensaje oculto que hay detrás de una mala conducta.
Photo by Ketut Subiyanto on Pexels.com

Recuerda, ejercer disciplina no significa demostrar quien tiene más poder, cuando un hijo se porta mal es cuando más conexión necesita con sus padres. Recuerda que en SEPIMEX puedes encontrar especialistas en Terapia Infantil y en Crianza Positiva que pueden ayudarte a mejorar la relación con tu hijo, acércate con nosotros.

Elaborado por:

Lic. G. Adriana Moreno Hernández

Terapeuta Cognitivo-Conductual

adriana@sepimex.com.mx

#SEPIMEXTeAcompaña

Referencias

  • Fresnillo, V., Fresnillo, R., & Fresnillo, M. (2000). Escuela de padres. Editorial Cirsa, Madrid, España.
  • Jason, L. A., Kurasaki, K. S., Neuson, L., & Garcia, C. (1993). Training parents in a preventive intervention for transfer children. Journal of Primary Prevention13(3), 213-227.
  • Salvia, A., & Tuñon, L. (2011). La primera infancia; Importancia del proceso de crianza y socialización para el desarrollo. Artículo de divulgación del Observatorio de la Maternidad.
  • Sánchez-Romero, M. (2010). La familia como escenario del desarrollo infantil. Innovación y experiencias educativas, (34), 1-10.
  • Siegel, D. J., & Bryson, T. P. (2015). Disciplina sin lágrimas: Una guía imprescindible para orientar y alimentar el desarrollo mental de tu hijo. Ediciones B, S.A., Barcelona, España
  • Villanueva, L., Vega, L. & Poncelis, Ma. Fernanda (2011). Estrategias de Autorregulación en niños. Cuadernos “Puentes para crecer”. UNAM.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.